La atracción fatal de Balenciaga por lo viral llegó demasiado lejos

Artículo escrito por:
Corrado Manenti
¡Ayúdanos a difundirlo!
Comparta este artículo:

Pero esos son Crocs??

- La atracción fatal de Balenciaga por lo viral llegó demasiado lejos - 1

Kane x Crocs

Era junio de 2016, cuando Christopher Kane abrió el baile durante la Semana de la Moda de Londres haciendo desfilar a las modelos por un almacén oscuro inundado de música electrónica de los 90 mientras llevaban unos Crocs jaspeados y tachonados de piedra.

Un año más tarde, mientras el sistema de la moda se nutre de gente que tiene muchos seguidores, a otro diseñador se le ocurrió volver a subir a la pasarela las zapatillas más comentadas de la historia: mientras la colaboración Kane x Crocs seguía ofreciendo titulares a los editores de Vogue británico, llega Balenciaga.

Al desfilar Crocs con una cuña de 10 cm de altura durante la Semana de la Moda de París, Demna Gvasalia no sólo llevó el kitsch a niveles astronómicos: en un momento histórico de obsesión por la viralidad, Balenciaga le robó el show a Christopher Kane jugando su propio juego.

Inmediatamente, los Crocs con cuña se subieron a la ola de la provocación, ocupando los titulares de todos los medios de comunicación oficiales y no oficiales, desde la BBC hasta el Blogs de cultura digital españolaindignado por esta degradación de la memoria de Cristóbal Balenciaga. Al igual que con Kane, pocos titulares fueron positivos. Sin embargo, a diferencia de Kane, esta vez estaban realmente por todas partes.

Esta amplia cobertura mediática es extraordinaria, pero también inmensamente frustrante. Al crear productos objetivamente feos y, por tanto, destinados a ser ridiculizados por los internautas, los señores Kane y Gvasalia han cerrado un ciclo de al menos 20 años: en la batalla por atraer la atención y los shares en las redes sociales, la viralidad -el bando, el ridículo, la ironía inmediata- ha ganado.

Personalmente, tengo que admitir que esto empieza a aburrirme. Hemos tenido 20 años para provocar con lo feo y experimentar con conjuntos que, en nombre de la rebeldía, no pretendían ser nada favorecedores. Es hora de dejar de fingir que estos trucos publicitarios tienen un valor real.

Por supuesto, no culpo a nadie por apostar por este tipo de elección: es simplemente buen marketing.

Alrededor de los años noventa, desde que cualquier persona con una conexión a Internet podía difundir su opinión sobre cualquier cosa, la influencia de la prensa comenzó a diluirse. Sí, sigue siendo guay aparecer en Vogue, pero la atención de los que importan está en otra parte. O mejor dicho, ahora "los que cuentan" tienen entre 18 y 34 años, y según un Encuesta de Harvard de 2015 sólo el 12% confía en los medios de comunicación institucionales.

Conseguir el mismo efecto que el Vogue predigital, por tanto, es la nueva misión de los creativos. Teniendo en cuenta que una gran parte de la confianza es el resultado de una red de relaciones interpersonales, necesitas que la gente comparta y apruebe lo que haces a través de sus canales sociales. Esto, de forma un tanto molesta, incentiva a los diseñadores a diseñar algo que pueda hacer ruido, aunque por ruido entendamos generar un hilo de trolls en la página principal de Twitter.

Generalmente, la gente comparte algo por una de estas tres razones: para entretener a otros, para ganar dinero o para dar información práctica. En un campo subjetivo como el de la moda, prevalecen los dos primeros. Por lo tanto, tienes la mejor oportunidad de mantenerte si A) entretienes (y generas reacciones) y B) al hacerlo, ofreces a quienes se consideran expertos en moda la oportunidad de parecer aún más expertos dando una opinión más o menos fundada.

A diferencia de los rebeldes del pasado... Elsa Schiaparelli, Vivienne Westwood y Alexander McQueen ? los nuevos provocadores hacen ruido, no ropa (lo siento, Demna), y probablemente han subyugado el papel del producto al de la publicidad.

Su "huevo de Pascua" no procede de la lectura, el cine o los viajes al extranjero, sino de una tarde de sábado en unos grandes almacenes de las afueras. No hay ideales ni sentimientos que quieran comunicar, es algo diseñado para trabajar en lo social. En dos palabras, estrategia y marketing.

Desgraciadamente, esto es lo que hacen casi todas las casas de moda más cool.

- La atracción fatal de Balenciaga por lo viral llegó demasiado lejos - 2

Kane x Crocs

Vetements (otro proyecto de Gvasalia) combina los fetiches de los 90 de Margiela con colaboraciones cuestionables con marcas que no están de moda, aumentando los precios exponencialmente y generando así reacciones como: "¿Debo gastar todo mi sueldo para comprar una sudadera?

OFF-WHITE recicla brillantemente la ropa de trabajo llenándola de cremalleras y haciéndola pasar por consumismo de vanguardia. Incluso Virgil Abloh reveló a sus miles de fans que "el objetivo" de la línea era "no comprarla".

Y luego está el Club Social Antisocial. No hay nada más que añadir.

Con el debido respeto, La obsesión de las marcas por compartir en las redes sociales ha hecho que, muy a menudo, el producto final sólo se dé forma física después de haber generado un hype.

Las Crocs de cuña de Balenciaga eran demasiado. Dejando de lado la estética, lo que no me gustaba era que eran un cebo muy reconocible, que todo el mundo cogía de cualquier manera. Estamos hablando de lo que queríamos hablar.

Diseñar algo para asombrar a las masas es una cosa, diseñar un producto para causar sensación por su fealdad es muy diferente.

En última instancia, la naturaleza frívola (y por tanto entretenida) de la moda proviene del hecho de que sus productos viven y mueren por el bombo y platillo a corto plazo. Lo que me resulta asqueroso es que estos señuelos fomentan una exageración injustificada.

¿Por qué perder el tiempo con la autenticidad, cuando puedes conseguir las cifras que exige tu marketing con un meme de IKEA? Al igual que en la Primavera Árabe, las redes sociales resultan ser un arma de doble filo.

Sin duda, Alexander McQueen no necesitaba fotos sobreexpuestas con modelos comiendo pizza para llevar en la calle con su ropa, porque su producto era tan fuerte que generaba asombro y bombo como tal.

Ahora que los diseñadores de Ugg colaboran tranquilamente con Pornhub, creo que es hora de calmarse.

- La atracción fatal de Balenciaga por lo viral llegó demasiado lejos - 4

¿Quiere crear su propia marca?

Dentro del proyecto Sé un diseñador podemos ayudarle a construir su marca utilizando el Planificador de negocios de moda

0 0 vota
Puntuación del artículo
invitado
0 Comentarios
Retroalimentación en línea
Ver todos los comentarios
es_ESSpanish

Descubra mi nuevo curso presencial en Milán:

24-25 de noviembre y 6-7 de diciembre

Sé un diseñador

Sé un diseñador

Suele responder en 5 minutos

Volveré pronto

Sé un diseñador
? ¡Hola y bienvenido!
¿Tiene alguna pregunta que quiera hacerme?
WhatsApp