¿Moriremos normcore?

Artículo escrito por:
Corrado Manenti
¡Ayúdanos a difundirlo!
Comparta este artículo:

¿Te acuerdas de Normcore? A medio camino entre una tendencia y una subcultura, el movimiento proponía irónicamente prendas anónimas como gorras de béisbol, vaqueros deslavados y zapatillas deportivas para escapar de la obsesión histérica por los pavos reales de la moda.

El normcore, como tendencia de última generación -es decir, desarrollada íntegramente en la red-, ha demostrado con su rapidísimo ascenso y caída cómo el estilo personal actual está muy influenciado por Internet y las redes sociales.

Después de que el término fuera inventado y difundido por la colectivo artístico K-Hole y recogido por la revista New York Magazine, no pasó mucho tiempo antes de que los periodistas de moda, deseosos de descubrir la próxima novedad, convirtieran a Normcore en un fenómeno viral a través de una serie de reportajes sobre tendencias y "Get the look".

Unas semanas después, todo quedó olvidado, desterrado a las profundidades de nuestra cronología junto con los memes de Grumpy Cat.

- ¿Moriremos normcore? - 1

Suburbia

Los cambios en la estética de la moda siempre han ido de la mano de subculturas muy extendidas... movimientos como el punk, el gótico y el grunge, que tenían códigos de vestimenta específicos inextricablemente ligados a su música y sistema de valores.

Formar parte de estos grupos requería una cierta dedicación a su uniforme: por ejemplo, el traje del punk tenía que ir de la mano de la rebelión contra la autoridad, mientras que el traje del patinador tenía que hablar de huesos rotos.

- ¿Moriremos normcore? - 2

Señores de Dogtown

El normcore, por su parte, era un nuevo tipo de subcultura, cuya adhesión no requería ningún antecedente cultural ni compromiso.

No había necesidad de ir detrás de oscuras tiendecitas, a conciertos de bandas desconocidas en centros sociales llenos de gente sudorosa o a partirse una rodilla en un intento de realizar un kickflip.

Todo lo que había que saber sobre la última tendencia se podía encontrar cómodamente en Internet, resumido y clasificado en informes de tendencias.

Internet y las redes sociales han eliminado en cierto modo el vínculo entre las subculturas y el estilo, dando lugar a una nueva ola de pseudosubculturas. Con toda esta información disponible, ya no es necesario comprometerse con un sistema de valores ni siquiera formar parte de un grupo. 

El abrazo de Normcore a todo lo que es ordinario era meramente una cuestión estética, un juego para estilistas, editores y bloggers, sin ningún mensaje subyacente sobre las virtudes de la "normalidad". ¿Podemos imaginar ya la próxima ola de subculturas impulsadas por Internet? La salud gótica, el Vaporwave y el Soft Grunge están esperando a ser empujados hacia el centro de atención y convertirse en la próxima moda, sólo para ser olvidados casi inmediatamente.

- ¿Moriremos normcore? - 3

13 Reasons Why

Ofreciendo el lenguaje visual de un movimiento real, pero sin los valores, la música o las creencias, Goth Health y similares pueden ofrecer una hermosa estética a través de Tumblr, Instagram y Facebook, aunque vacía y más bien un meme que una cultura real: uno se viste de forma nueva, atrevida y excitante, pero sin sacrificio ni dedicación, y una vez pasado el revuelo inicial, no queda nada, por eso las nuevas modas duran tan poco.

¿Qué significa esto y qué ocurrirá en el futuro? La generación de Internet aún no ha creado una verdadera subcultura para sí misma: el último grupo juvenil claramente definido, el grupo Emo, se remonta a los años noventa, cuando las redes sociales acababan de nacer. Es difícil imaginar una nueva subcultura, ahora que los adolescentes tienen acceso a todo un caleidoscopio de música, moda y arte, todo a la vez, sin límites de fronteras o idiomas. Uno puede imaginarse un mundo en el que las subculturas sólo existen de forma vaga, como parodias de los movimientos juveniles reales, con los que coquetear un rato sin implicarse demasiado.

- ¿Moriremos normcore? - 4

Ya se puede ver este juego en el mundo de la moda: el Saint Laurent de Hedi Slimane ofrece un look de espíritu rock'n'roll y rebelde a quienes no tienen nada contra lo que rebelarse, mientras que la nueva ola de diseñadores de ropa de calle de lujo -como Hood By Air y OFF-WHITE- ofrecen lujosas parodias de piezas de culto de la cultura juvenil más cool del momento.

Evidentemente, se trata de productos hermosos con una estética innovadora, pero irremediablemente vacíos, entre otras cosas porque tienen un precio que ningún joven rebelde puede pagar realmente, despojados de la transgresión y las convicciones que hicieron que las subculturas que imitan cobraran vida.

La verdadera ironía de Normcore fue que tocó el nervio crudo de la obsesión caprichosa del mundo de la moda con las tendencias, demostrando que el estilo puede existir con seguridad lejos de las tendencias, las pasarelas y los precios exorbitantes.

Puede que el espíritu del Normcore siga vivo -los calcetines con chanclas, las gorras de béisbol y el denim deslavado se han convertido en elementos del estilo contemporáneo-, pero la respuesta frenética de la prensa de la moda al movimiento, junto con su falta de sustancia real, hace que ahora parezca tristemente otra de las tendencias sin sentido que se propuso desafiar.

- ¿Moriremos normcore? - 5

¿Quiere desarrollar su propia colección cápsula?

Podemos ayudarte a diseñarlo, producirlo y venderlo con nuestro paquete todo incluido

0 0 vota
Puntuación del artículo
invitado
0 Comentarios
Retroalimentación en línea
Ver todos los comentarios
es_ESSpanish

Descubra mi nuevo curso presencial en Milán:

24-25 de noviembre y 6-7 de diciembre

Sé un diseñador

Sé un diseñador

Suele responder en 5 minutos

Volveré pronto

Sé un diseñador
? ¡Hola y bienvenido!
¿Tiene alguna pregunta que quiera hacerme?
WhatsApp